La Cuarta Via

Reflexiones sobre ¿Qué tan equivocados estamos?

En la Cuarta Vía

Paso recientemente en Francia, Chile y otros, toco vivirlo en Colombia, la formula se repite por doquier, la indignación general sumada a la violencia extrema (Indignación general + movilización social + violencia), hace posible que cualquier gobierno democrático eche para atrás la intención de imponer medidas, ha sido utilizada en la historia como combustible para encender la revolución ciudadana, Duque la ha experimentado, pero debo decir que su decisión hoy aplaudida,  fue tardía, porque pudo haber entendido que liderar un país como Colombia, con una fuerte polarización, no es cosa de unos cuantos expertos, eventos que seguirán repitiéndose hasta cuando entendamos que hay caminos diferentes para construir un país diferente.

Para utilizar esta ecuación, es necesario que la movilización social tenga el respaldo general del pueblo, una masa que sienta indignación porque es la esclava de un régimen y subyugada por una lucha de clases, esto fue precisamente lo que logró el proyecto de reforma tributaria de Duque.

Es una formula con resultados previsibles, ¿Cuántos muertos, violencia y destrozos serán necesarios? Los que resista el mandatario, pero ante dictaduras (Venezuela), regímenes represivos (China y Otros) la formula no necesariamente tiene el mismo resultado, vuelvo y repito aplicable para gobiernos sociales y democráticos. 

La reforma tributaria detonó un resultado previsible de esta exitosa, pero a su vez nefasta estrategia, y aunque se ha querido aplicar constantemente en el país, pocas veces termina bien, porque ella necesita que todos los elementos se potencien al 1.000 por ciento, a veces se equivoca porque la indignación solo es parcial y no general, o porque la movilización no alcanza, o porque la violencia no es extrema.     

Pero, ¿si es tan nefasta porque se quiere aplicar?, sencillamente por la irresponsabilidad de todos los llamados “lideres” por parte y parte. Por un lado, el gobierno, que confundiendo los roles intenta imponer sus teorías, o desborda sus intereses, o sencillamente da la papaya; por otro lado, están los de la oposición de turno, quienes aprovechan el caldo de cultivo formado para organizar los elementos y encender la mecha, el momento justo para dar un golpe político, populista, y convencer que ellos deberían ostentar el poder.

Yo no celebro nada, ahora que veo a unos y otros endilgándose triunfos tras la decisión del Duque, porque es una muestra más del radicalismo existente, donde no somos capaces de concertar o visionar un camino diferente, donde no se imponen las ideas sino la violencia, donde somos títeres de titiriteros cuyo único objetivo es la ostentación o ambición por el poder, porque es una forma de lucha arcaica que castiga a inocentes, porque es jugar y manipular a las masas, porque es legitimar una estrategia política que nos encierra más en lo mismo de lo mismo.

Duque cedió porque tenía que ceder, ahora viene otro juego de intereses donde las fichas deberán moverse muy inteligentemente, porque además de la economía se vienen las elecciones. Ojalá la crisis provocada genere los liderazgos necesarios, y otra vez, ojalá, la visión política de ver el bosque completo de paso a la de solo ver los árboles, es decir ver más allá de sus narices y sus intereses. 

Hablar de entendimiento político, de avanzar unidos, consensos, no han sido posible en este país, por eso la historia se repetirá y los errores, por ínfimos que resulten, pueden acarrear efectos catastróficos en una aparente democracia. 

Evitar alentar este tipo de perturbaciones, es posible, pero exige tal grado de conciencia a la que aún no hemos llegado. Ahora, deberían aparecer las “visiones para construir”, las que no veo hasta ahora, como siempre nos ha pasado.

La historia de la humanidad nos enseña que el que no aprendió repite la historia, quizás los opositores de hoy sean los gobernantes del mañana, y la formula la quieran aplicar otros, a eso se juega. A eso nos someten…   

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?