La Cuarta Via

¿Repetir la historia?, los errores de los gobiernos en Magangué

En la Cuarta Vía

Por Nicolás Díaz Cueto

La realidad es que nuestra querida Magangué debería estar en un mejor sitial como referente de ciudades intermedias en el País, sobre todo, porque en otrora su desarrollo inevitable apuntaba a un presente diferente, en el camino algo pasó, su proyección cívica desapareció, y los factores de los cuales dependía ese desarrollo se vinieron al piso.

De un pasado prometedor se pasó a un presente esperanzador, y no fue de golpe que se bajó la proyección, fue una secuencia de errores sucesivos que postraron el sueño de una Magangué engreída de su presente; pero básicamente, tres contextos generales marcaron el desfile hacia la ineficiencia, el caos y la improductividad que se palpa, son ellos la exagerada corrupción, la poca capacidad de liderazgo de sus dirigentes, y la falta de amor por esta tierra.

En un momento en que la economía y la bonanza del rio cayó, el puerto no tuvo una capacidad de reacción, no se pudo reinventar, solo empezó a vivir de las relaciones comerciales con los municipios cercanos (cada vez menos), la comercialización de lo que producía otras tierras, de la administración pública, y de la alta población que crecía cada vez más.

Desapareció el rio y el campo como potencializador de nuestra economía, y nos convertimos en un municipio prestador de servicios; a pesar de ello, nunca se ha trazado un plan de reactivación económica serio, ninguna administración ha planeado juiciosamente debatir, discutir, proponer una ruta que nos permita identificar un camino en tiempo presente lo que podemos ser y hacer hacia el futuro inmediato.

Antes de seguir detallando los errores y horrores, decía que tres factores generalizan la secuencia de los mismos; por un lado la exagerada corrupción, y no hay que remitirnos a los sentenciados por los órganos de control, solo a la evidente realidad de los hechos, digo corrupción en todos los contextos, en lo público (administraciones cuya huella a sido los escándalos), pero también en lo electoral (compra y venta de conciencias), en lo privado (garrote a los mercados), en la justicia (ponga la plata y listo), en el ciudadano (como voy yo).

Este caldo de cultivo ha permeado la idiosincrasia de nuestro pueblo y casi que vivimos buscando oportunidades para el garrote, no hemos visto el ejemplo que debería verse desde un líder o padre marcando el derrotero de cómo es que es la cosa. Porque las sociedades son como una familia, donde los padres son los lideres y los hijos la ciudadanía, pero acá esta familia es disfuncional, porque nuestros padres inoficiosos nos compraron con tulas de dinero y vinos que ser un vividor paga, fue el ejemplo que estamos recibiendo.

Con ello, se olvidó ejercer un buen liderazgo, de poner al servicio la capacidad de visionar, planear, de gestionar y de ejecutar al servicio de la comunidad, se olvidó la agenda pública y del debate racional proactivo para mostrarles a todos y todas como es construir una ciudad.

Todo esto fue convirtiendo a Magangué en una ciudad de día a día, se aprendió a sobrevivir como sea, sin concebir un solo plan, mucho menos sin capacidad de reaccionar frente a lo que está alrededor, nos están dejando a un lado.

Algo si tiene que cambiar para no seguir repitiendo esta historia, un cambio que no tiene que ver con derechas o izquierdas, para el caso de Magangué ha sido lo mismo, la palabra mágica es participación, para los que tengan visión y capacidad, para los que puedan gestionar salidas, es un punto que debería considerar la nueva administración; tiene que dejar de escuchar a los bulliciosos y concentrarse en producir; y por último, fundamental los asesores, porque los anteriores gobiernos se equivocaron de capa a rabo. Mi carta de navidad se la dirijo al alcalde electo Cabrales y solo pido a Dios que le de claridad para que el retrovisor si lo vea, pero para no cometer los mismos errores que hoy estamos pagando todos.          

Quizás te interesa...

Incertidumbre total

Desde La Orilla del Mar Como yo, muchos colombianos estábamos convencidos que el país iba

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?