La Cuarta Via

Se muda la Fiscalía en Magangué, por eso nos preguntamos ¿Y el proyecto de construcción en lote propio qué?

En la Cuarta Vía

A propósito de la mudanza de las oficinas administrativas de la Fiscalía General de la Nación en Magangué, que se traslada de la sede actual a una edificación nueva al lado del hotel Orense a orilla de la avenida Colombia, entendemos que este cambio se da por mejorar condiciones de infraestructura y laboral exigidas por la Fiscalía desde Bogotá, igual es un alto arriendo de un local a otro, a raíz de esta situación se nos viene a la memoria todo el vericueto presentado a la comunidad años atrás para que se hicieran importantes inversiones por parte del departamento, para construir una sede propia de la Fiscalía y para el funcionamiento del llamado Centro Integral – Unidad de Reacción Inmediata URI, Centro de Servicios Judiciales, en el barrio Camilo Torres, lote que aun esta a la vista.

El resultado de ese proyecto fue un lote sin ningún tipo de uso por parte de la Fiscalía a pesar de haber sido cedido a ellos y de la existencia de un convenio con la Gobernación donde se comprometía al uso del lote, así como su administración, dotación, mantenimiento y todas las actividades técnicas y administrativas necesarias para su funcionamiento.

Pero después de un alta suma millonaria pagada por la gobernación, para compra del lote y adecuación, y de los anuncios de prensa rimbombantes hechos en el año 2016, la Fiscalía salió diciendo que la edificación no cumplía con normas de sismo resistencia y que el estudio técnico estructural y arquitectónico había determinado que las edificaciones existentes no cumplían con las especificaciones requeridas y exigidas.

Se explicaba que los costos relacionados con la actividad de adelantar el reforzamiento estructural serían similares a los de realizar una obra nueva, presupuesto que no está contemplado dentro del acuerdo específico y además de la austeridad en el organismo de control.

De verdad nos alegramos por la mejoría de las condiciones laborales que debe presentarse con esta mudanza a todos los funcionarios del organismo, pero no podemos olvidarnos de un proyecto de construcción para tener sede propia quedo en el olvido.

En una nota publicada por este medio señalábamos los cuestionamientos que se abrieron con este malogrado proyecto, ¿existió incumplimiento de lo pactado con la Gobernación de Bolívar?, ¿Debería la Fiscalía devolver el lote?, ¿Por qué no se realizó los estudios de forma previa para determinar el uso exclusivo del lote? ¿Existe algún tipo de detrimento o irregularidad en todo este proceso?

La Fiscalía respondió sobre lote en Magangué donde funcionaria la URI, ¿quién tuvo la culpa?

De esas preguntas no se obtuvieron respuestas, lo que si quedó claro es que el lote del que algún día se pensó construir una URI está en el abandono y la inversión se perdió, nadie reclamo, nadie dijo nada, ni los interesados como el caso de Medicina Legal, donde se atiende muerto que cumpla con unos horarios específicos, de no ser así son traslados a Sincelejo, como los ocurridos en la temporada de fiestas novembrinas.

¿Y que hacer con el lote?, es también oportuno que la administración municipal exija sea a la gobernación o la Fiscalía el uso apropiado del mismo, o en su defecto entregarlo al municipio para que tenga un mejor uso.   

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero