La Cuarta Via

Terrible noticia sobre el puente Yatí – Bodega. Tendría problemas para la navegabilidad del Magdalena

En la Cuarta Vía

Durante los últimos cinco años, el Fondo Adaptación se dedicó a construir la que es, sin duda, una de las obras más imponentes, del país. La conexión Yatí-Bodega en el corazón de la Mojana entre Mompox y Magangué, en la que se hicieron dos grandes puentes sobre el río Magdalena: Santa Lucía y Roncador. La inversión fue de $300 mil millones. Y aunque hoy pasan cerca de 2.400 carros por él, la estructura es una talanquera para la navegabilidad: no pueden cruzar embarcaciones grandes por debajo.

Esta obra se contrató como parte de los proyectos que se ejecutaron debido al fenómeno de la Niña 2010-2011. La idea era construir una estructura que durante los tiempos de lluvia no dejara desconectada a la región. Sin embargo, todo parece indicar que, en su momento, a nadie se le ocurrió pensar que los puentes, más allá de unir la troncal de Occidente con la Ruta del Sol, tendrían que garantizar la navegabilidad del Magdalena.

El problema es este: los convoyes –conjunto de embarcaciones cargadas, en su gran mayoría, de petróleo– no caben por debajo del puente, lo que es un absoluto calvario para los navieros. La solución es tan compleja como el problema, se requieren nuevas y millonarias inversiones que, en caso de no ejecutarse, el puente será un cuello de botella para el tránsito por el río.

¿Qué fue lo que pasó?

Se trata básicamente de una conexión vial de 12 kilómetros, en la que se construyeron dos puentes: Santa Lucía de 1 km y Roncador de 2,3 km.

El puente en Santa Lucía conecta Yatí con Isla Grande cruzando el brazo izquierdo del río, mientras que Roncador va entre Isla Grande con Bodega, cruzando el brazo principal del río, por donde navegan los grandes convoyes.

La obra avanzó durante estos años presentando un par de inconvenientes que se solucionaron en el camino, como, por ejemplo, un enorme hallazgo arqueológico que encontraron en el lugar y también se dijo, recientemente, que su estructura tenía problemas, pero el Invías aclaró que la obra estaba en buen estado. Para finales de 2019, el proyecto estaba terminado.

Sin embargo, no lo habían puesto al servicio porque faltaba un papel: el permiso de cruce aéreo que debe dar Cormagdalena y el cual fue solicitado desde el 11 de noviembre de 2015. En otras palabras, el puente no tenía la autorización para atravesar el río.

El permiso llegó como caído del cielo el 30 de marzo cuando el Gobierno, en el marco de la emergencia por el coronavirus, lo puso en operación. Es decir, la pandemia logró, en un día, sin ruido ni inauguraciones, lo que no se había conseguido en cinco años: habilitar el puente.

Escrito por maría victoria correa para El Colombiano

Sigue la nota completa aquí

https://www.elcolombiano.com/colombia/puente-yati-bodega-y-la-navegabilidad-del-rio-magdalena-FJ12930894

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

2 respuestas

  1. …..ESOS INGENIEROS QUE CONSTRUYERON EL PUENTE SON MAS BRUTOS QUE EL REMANGA QUE PUSIERON DE PRESIDENTE EN EL PAIS DE LOS MONOS: PRIMERO PORQUE NO SE LES OCURRIÓ CONSTREUIR UN SUPERTOLDO PARA QUE LOS MOSQUITOS NO HICIERAN SU AGOSTO PICANDO A LOS PASAJEROS. SEGUNDO PORQUE NINGUNO DE ESOS INGENIEROS FUE CAPAZ DE PEGAR UN SOLO LADRILLO EN EL PUENTE, ESE TRABAJO LO HICIERON LOS OBREROS……

  2. Otra falla de la INGENIERIA o de la CORRUPCIÓN?
    A un Ingeniero por muy impreparado que esté,esa era una de las variantes a tener cuenta,la navegabilidad. Por eso tenia que calcular para tiempo de sequía y de creciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?