La Cuarta Via

Tracto mula humana de El Peñol, Antioquia.

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS de Joaquín Romero Calle.

Francia Márquez, apareció sisbenizada. Y recibió Ingreso Solidario. Esto, perturbó a los dueños del poder y beneficiarios de los privilegios, que, a través de los administradores oficiales, los poseedores de capital, le extraen al Estado, en perjuicio de derechos e intereses populares, esto es, de la inmensa mayoría de la población. Se dijeron de inmediato. Es pobre, no puede ser Vice Presidente. Con ese argumento, Laureano Gómez, tumbó al Presidente, Marco Fidel Suárez, por allá, por los 1.920.

Serviles del gran capital, posando falsamente, de periodistas de altos quilates incorruptibles y de enemigos de los eternos vividores y pelechadores de las riquezas del Estado, se fueron lanza en ristre, en contra de Francia, la candidata vicepresidencial del Pacto Histórico, buscando en la pobreza patrimonial de su trayectoria terrenal, bienes, fortunas o ventajas mal habidas, logradas con prácticas fraudulentas, en procura, ella, de una satisfacción personal.

¿Y a dónde fueron a escarbarle su hoja de vida monetaria? Al Sisbén. Este es un sistema calificatorio y clasificatorio, según niveles de ingresos de los ciudadanos colombianos, para que reciban, del Estado, auxilios dinerarios, dentro de políticas como Adulto Mayor, Familias en Acción e Ingreso Solidario; este último, en virtud de la pandemia del 2.020.

Lo creó Duque, con los remanentes grupales familiares, que estaban excluidos de los dos primeros y que bregaban ansiadamente, por su inclusión en los mismos. Y encontraron, que Francia, percibió ayudas por unos meses y que estaba clasificada en Sisbén IV., siendo que ella, tenía que ser, Sisbén III.

En cuanto al Ingreso Solidario, a la noticia de dicha recepción, le añadieron, la realidad,  de que nada había que reprocharle a la candidata, pues, cuando estuvo en esa  nómina asistencial, carecía de ingresos, como consecuencia de pandemia. Y con respecto al Sisbén Cuatro, se dieron en la jeta, con la objetividad, de que éste, no es escala de merecimientos o de requisitos, para los subsidios otorgados. Es el nombre del nuevo modelo de operación del Sistema. Hicieron el ridículo.

Creer ver a Francia Márquez, como persona deslegitimada para llegar al alto cargo, al cual aspira, dadas sus mínimas condiciones de sujeto económico, es aberración moral de los capitalistas y de los lambones de éstos, quienes estiman, que la pobreza, como al hecho de nacer, es pecado original, con la diferencia, de que éste, desaparece con el bautismo, mientras que la pobreza, sólo debe ser extinguida, con la muerte.

Así las cosas, la pobreza, se convierte en hábitat perenne e infinito, del mortal ciudadano, que por destino, natural, llegue a ser actor, en ese escenario de vida. Por consiguiente, todo aquel, que plantee una alternativa social, de redención de los pobres, políticamente, resulta ser divisionista, promotor de la lucha de clases y generador de odios.

Paradójico, que todos los opositores al cambio o a la sensibilización económica, son creyentes en Dios y, precisamente, el hijo de éste, Jesús, fue el primero en condenar severamente, al rico excluyente, explotador e insolidario, haciendo saber, lo difícil o imposible, para hombre de tan alta consideración afortunada, alcanzar el reino de los cielos. Lo peor, hasta religiosos activos, en la prédica del evangelio, enemigos del cambio.

Por el contrario, aprueban y con seguridad, son partidarios, del rico de la historia narrada ayer en la W., acaecida en el municipio montañero, citado en el titular. Entendemos, es un sitio que tiene como atractivo turístico, una gigantesca peña, en la cual, se desarrolla actividad social, incluyendo sitios de recreación:

Un trabajador, al servicio de unos inversionistas, diariamente y durante más de veinte (20) años, subió el peñasco, con cargas en sus hombros, de tantísimos kilos. Bajaba y volvía a trepar. El esfuerzo físico, lo ha vencido. Hoy, no rinde en esa tarea. Ya no tiene trabajo, ni previsión social. Nunca se la dieron. Le pagaron a destajo y siempre ocultaron, la existencia del contrato de trabajo, como realidad jurídica.

A no dudarlo, los empresarios de este insuceso, son gente de bien, respetables y prósperos comerciantes, que generan empleo y riqueza, para engrandecer la patria. Amantes y defensores de la democracia, por lo tanto, enemigos de candidatos que lleguen a subvertir el orden económico establecido.

Ah., pero ahí está la justicia laboral. Sí, la justicia que Margarita Cabello, no fue capaz, de mejorar, de hacer florecer en prontitud y eficacia, cuando Ministra. Justicia que, tampoco podrá desvarar a la tractomula humana de El Peñol. El proceso, no tardará, menos de diez (10) años.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero