La Cuarta Via

Un triunfo del pueblo empujado por los jóvenes

En la Cuarta Vía

Desde la Orilla del Mar

“Cuando la tiranía se hace Ley, la rebelión es un derecho” Simón Bolívar

Fue la presión del pueblo empujado por los jóvenes, lo que sin lugar a dudas llevo al nefasto gobierno de Duque a tomar la acertada decisión de retirar la nefasta reforma tributaria que tanta controversia había causado, por ir en contra del pueblo en un momento tan difícil como consecuencia de la pandemia.

Un gobierno que desde que asumió el mando se ha dedicado a hacer totalmente lo contrario de lo que prometió en campaña, ese no es un secreto para nadie y sus acciones así lo demuestran.

Si bien se presentaron hechos de vandalismo en diferentes ciudades del país y que no se pueden justificar bajo ninguna circunstancia, también hay que decir que la gran mayoría de quienes protestaban no son vándalos como lo quiso hacer ver el gobierno para justificar el uso de la fuerza desmedida de las autoridades.

Fuerza desmedida que fue incitada por el ex senador Uribe desde su cuenta de Twitter, cundo a manera de mensaje “subliminal” le dio la orden a la policía y el Ejercito de utilizar sus armas en contra de los manifestantes.

Vándalos si hubo y en todos los sitios de la protesta. Vándalos infiltrados de los grupos armados al margen de la Ley, extranjeros residentes en Colombia – sin que por esto se me sindique de xenófobo, sino que es una realidad- y hasta infiltrados de las mismas autoridades para desprestigiar la protesta.

Vándalos si hubo, pero hubo más presencia de un pueblo que se cansó de un gobierno indolente que no da soluciones a la problemática de los colombianos cuya pobreza monetaria subió del 37% en el 2019 al 45% en el 2020.

El pueblo se cansó y salió a protestar empujado por los jóvenes.

Pero lo que no quiere entender el gobierno es que el vandalismo de las marchas –sin querer justificarlo- es mínimo frente al vandalismo del Estado, pues vandalismo es robarse la comida de los niños, vandalismo es robarse los recursos para hacer una carretera, vandalismo es dejar un pueblo sin acueducto (bonos Carrasquilla), vandalismo es asesinar a líderes sociales, vandalismo es desplazar a poblaciones enteras, eso también es vandalismo y viene desde el mismo Estado.

El pueblo no olvida que el gobierno lo abandono en plena pandemia, que no lo dejo trabajar, pero tampoco le dio recursos para subsistir, que encima de eso con la reforma le cobró lo que no debía y que cuando quiso protestar, le mando el ESMAD para reprimirlo.

El retiro de la reforma tributaria, no es solamente una derrota para Duque, sino para para el partido de gobierno el Centro Democrático y lógicamente otra derrota más para el ex senador Uribe.

Cada día que pasa, le queda más difícil a los áulicos defensores de innombrable, su partido y Duque, buscar una excusa para defenderlo.

Es claro y muy claro que el pueblo se cansó.

Felicitaciones a esos jóvenes colombianos que lideraron esta batalla. Ustedes son la generación que comenzó a sacar al país de los 200 años de tiranía en el que ha vivido.

Ahora tiene que ir por la nefasta reforma a la salud, otra jugadita que masacra al pueblo, pero beneficia a los amigos del innombrable.

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *