La Cuarta Via

Una ciudad con cero en liderazgo

En la Cuarta Vía

Por: Nicolás Diaz Cueto

¡Vaya que sí!, mi querida Magangué, la ciudad de mis amores, mis gratos recuerdos, mi familia, mis amigos, una ciudad que defenderé y eso significa que debo hablarle y escribir con la transparencia que mi corazón me dicta.

Este tema lo saco de la tinta de la impotencia y algo de rabia, porque soy de los que pregono la política como el arte que permite la buena organización de las sociedades humanas, y para practicarla se debe tener la noción del buen gobernar, y para aprender hay que participar en la cosa pública, hay que debatir, hay que estar liderando procesos, hay que proponer alternativas; y eso señores… adolece mi ciudad, no porque los políticos no lo hagan sino porque nuestra sociedad civil se durmió y porque los movimientos nacientes se apegaron al viejo libreto de joder y solo defender sus intereses.

De eso hablo, de que hay un sector de importantes lideres callados, que han asumido ese papel, y no entiendo porque, quizás, batallando con sus propios demonios o porque desistieron una lucha a la que nunca le vieron una luz de victoria.

A ellos les escribo, a ti te escribo, recuerda que los políticos que han gobernado este municipio por años y años hacen su papel, además muy bien hecho, porque ahí están, mostrando el poder en sus manos, pero los otros, las organizaciones sociales, los de la opinión pública, los que critican con o sin razón, los alternativos de la política local, los de la tercería, dejaron que el silencio los catapultara, y esta batalla no se logra ganar solo caminando en la cornisa del periodo electoral, se gana cuando se entienda que el liderazgo exige una proceso, se muestra, se visibiliza, se participa, con el tiempo debido para que la ciudadanía los entienda.

No es ganar una elección, es ganar el poder, y hasta ahora no ha habido un proceso político que se muestre arropador del voto de opinión, porque no se tuvo liderazgo, pero tampoco una estrategia donde hubiese nacido una clara alternativa política con sello de pueblo. Lo que se muestra nace de la aspiración de colectivos que defienden su interés en el escenario político, o de locuras que despiertan en el ultimo mes y son eso… locuras.

Un poco de esa corriente, a la que hoy le exijo, se dio en algún momento, cuando varios procesos alternativos se mostraron; la izquierda, que tanto lucho para llegar al poder, se quebró después del gobierno de Marcelo Torres Benavides, como si se hubiesen quedado sin argumento para sostener su discurso, o la unión de organizaciones, o la alianza de corrientes y dirigentes alternativos y nuevos en la escena política, o la lucha de líderes de la opinión desde los medios de comunicación, todo se partió, y gran culpa sin duda, fue de ese gobierno, que representó el interés del pueblo y que se llenó de errores, el mayor de ellos fue haber vapuleado la esperanza ciudadana, aquí, en esta mi amada ciudad y municipio, el verdadero cambio fue otro engaño más.

Un silencio… no se si obligado o consciente, no sé hasta cuando, pero les digo, dentro de cuatro años más habrá nuevas elecciones, y que bueno sería volver a despertar ese liderazgo, porque sé que hay buenas personas y de seguros mejores administradores que los que hoy pretenden gobernarnos.  

Quizás te interesa...

no te pierdas tus programas

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *