La Cuarta Via

Una nueva moda se impone en internet, los susurros eróticos. ¿Qué de especial tiene esto?

En la Cuarta Vía

En los suburbios de la red conviven comunidades de usuarios que comparten sonidos sexuales amateur y guionados. Pero los creadores de la tendencia sonora sensorial del momento no quieren ser catalogados como pornografía

Nuevos estilos surgen y aparecen comunidades de fieles que, en muchos casos, prefieren los meros sonidos de placer antes que las imágenes. A eso se le llama Audio Porn.

También se puede encontrar como Sound Porn, Whisper Porn (porno susurrado), con variantes como Audio Erotica. Son relatos o escenas sonoras, reales o fingidas, de un acto sexual. No es nuevo, inclusive es el tipo de pornografía producida para personas ciegas. Pero en la última década han surgido más comunidades que intercambian este contenido, y hasta delimitan sus propias reglas y principios.

https://auralhoney.com/erotic-ddlg-audio/please-daddy/

En blogs y YouTube

El año pasado, Tumblr eliminó la pornografía del sitio, comenzó a prohibirla, pero por ahora admite este tipo de contenido. En esa plataforma se encuentra el blog Audible Porn. Los usuarios pueden enviar grabaciones amateur. En el caso de contenidos inapropiados (pedofilia, violación), los propios usuarios pueden denunciar, pero no siempre es efectivo el bloqueo de la cuenta.

El blog inglés Aural Honey es un espacio dedicado al audio porn. Siempre con la misma lógica: una mujer (en el rol de novia) en diversas situaciones sexuales.

Así, existen otros blogs que albergan, en los suburbios de Internet, comunidades comprometidas con su interés en común. En la mayoría de los casos, para compartir audios es necesario ser aprobado por una curaduría.

Por otro lado, existen varios canales en YouTube, con placas fijas y sonidos, en donde no hay video. TopSecret Audio, por ejemplo, tiene audios con juegos de rol. En general, los canales son en inglés.

El ASMR, otro tipo de excitación

Es una de las tendencias del momento en YouTube, aunque está presente hace varios años allí. También es posible encontrarlo en otras plataformas como Spotify, entre tantas. Significa, traducido al español, Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma. ASMR, sus siglas en inglés, representa un universo de creadores o “artistas” de un género de susurros y sonidos relajantes.

 “El ASMR son susurros, voces suaves, en ambientes callados, con sonidos que ocurren. Pueden ser páginas de un libro. O salivar, masticar chicle, peinarse, friccionar algunos objetos, otros estrujan papeles de golosinas… Todo eso, con el micrófono ajustado y en debidas frecuencias, genera un sonido particular”, señala Panessi, quien ha investigado sobre ASMR.

Continúa: “Hay personas que encuentren en el ASMR un vínculo más sexual pero según pesquisé no todo el grueso de las personas que produce o consume ASMR tiene que ver, en rigor, con los estímulos sexuales. Ellos llaman orgasmo cerebral a esa sensación placentera que genera este tipo de sonidos y susurros”.

Según explica el periodista, en los portales XXX, al buscar “ASMR”, es posible encontrar videos de personas desnudas susurrando. “Eso es muy común”, dice. Pero no es la esencia de este género.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero